Análisis de Dying Light

Hoy día el género zombie nos recuerda cada vez más a las modas pasajeras que se explotan hasta la saciedad. Tenemos series, películas, juegos, animes,  por lo que un nuevo producto inspirado en este mundillo no me llamaba mucho la atención. Pero Dying Light lejos de mis expectativas, me ha parecido un título muy interesante que enfoca el género de una manera distinta pero sin perder la esencia.

dying_light-2334005

La historia del juego comienza con una conferencia de prensa en la ciudad de Harran, donde ha aparecido el ya típico brote que convierte a todos en zombies. El gobierno al ver tal situación decide construir una pared alrededor de la ciudad para mantenerla en cuarentena, una genial idea por su parte, pero no contaron con los supervivientes que han quedado atrapados dentro de Harran. A lo largo de la historia tendremos objetos característicos del mundillo como el llamado Antizen que en Dying Light será como el Zombrex de Dead Rising, es decir, el medicamento que nos ayuda a posponer la transformación en zombie. Con esta base firme, comienza nuestra aventura como superviviente en este mundo lleno de peligros y sobre todo con mucha libertad de movimiento.

dying-light-960x623

La jugabilidad está totalmente centrada en el parkour, aunque si no te gustan los juegos en primera persona o eres de los que se marea mucho no es tu título, ya que en este aspecto es muy rápido y hasta que no te acostumbras algo angustioso. El ritmo es frenético y más cuando estas escapando de las hordas de no-muertos al tratar de obtener alimentos y suministros. He de admitir que de primeras he tardado un poco he acostumbrarme al control ya que parece como si algunos de los botones no estuvieran bien situados para jugar a un juego en primera persona. Sea como fuere, una vez te enganchas es un aspecto que puedes dejar pasar. A nivel jugable lo situaría para haceros una idea entre Far Cry 3 y Dead Island.

Dying-Light

Gráficamente tengo que decir que estoy realmente impresionado, el juego en PC se ve de lujo. Os aconsejo que os subáis a un lugar alto y echéis un vistazo desde diferentes algunos, la distancia de renderizado es magnífica, la ciudad desolada también se ha creado con gran detalle y los efectos de iluminación ayudan a darle más inmersión y realismo. Aunque técnicamente volvemos al mismo puñetero problema generalizado de todos los juegos nuevos: el Framerate , sobre todo de día que a veces tiene caídas, esto ultimo no lo entiendo ya que cuando más acción hay es de noche. Quitando este pequeño detalle el juego es 100% disfrutable. El sonido también está muy logrado y transmite esa esencia de estar atrapado en un ambiente oscuro sin ninguna esperanza.

DyingLight

En cuanto a los modos de juego a parte del cooperativo, la versión que he analizado tenia el ya anunciado “Be a Zombie” (que por cierto será gratuito para todos) donde puedes jugar como un zombie. Una modalidad bastante original y la vez mas lenta que el modo como humano obviamente. Aún con esto el modo normal es muy extenso, a mi me ha llevado unas 18-20 horas completarlo con alguna misión secundaria. El título también tiene la clásica elaboración de armas que se desgastan con el tiempo como ya vimos en Dead Rising.

Dying_light_gameplay_trailer_8

Veredicto: si te consideras una persona que se mareas mucho con los juegos en primera persona huye de este título, pero si te gusta el género zombie con toques de supervivencia tienes ante ti un juego sólido con una historia conservadora, pero sin llegar a ser aburrida. Dying Light acaba de entrar en mi top de juegos de zombies favoritos y estoy seguro que a todos los seguidores de franquicias como Dead Island o Dead Rising les encantará.

 Nota: 8/10