Slackel 7.0, ¡la potencia de Slackware pero más sencillo!


Hoy os enseñamos Slackel, en su versión 7.0, bajo el entorno Openbox.

Slackel viene a ser el hijo “sencillo” de Slackware, con permiso de Salix ,ya que facilita en cierta medida la primera instalación del sistema y todo lo referente al software y codecs disponibles. Como es lógico es totalmente compatible con su distro madre.

De esta manera los usuarios que quieren tener listo un sistema Slackware lo más rápido posible, pueden encontrar en esta distro un aliado a la altura.

¿Cumple lo que promete? Pues lo cierto es que sí, ya que la instalación es sencilla y todo funciona a la primera sin contratiempos.

Utilizando sysvinit como sistema de inicio, también ofrece versiones oficiales de KDE y Fluxbox.

En el tiempo que lo hemos tenido instalado y funcionando, esta distro de origen Griego no nos ha defraudo, ya que no ha aparecido ningún tipo de fallo o error, siendo completamente estable en todo momento.

Junto con el entorno Openbox es recomendable para su uso en equipos con recursos limitados, donde podremos notar la velocidad del sistema, y como revive de nuevo un equipo que pensábamos que ya estaba más que muerto.

Si habéis intentado instalar Slackware y por algún motivo no funcionó todo como debiera, dadle una oportunidad a Slackel, ya que es muy posible que os sorprenda.

En esta ocasión la hemos instalado en un Intel Core 2 Duo 6600 a 2,4 Ghz, con 3GB de RAM, pero como siempre decirmos, es mejor enseñar de lo que estamos hablando, así que a continuación podéis ver la galería de imágenes, el vídeo que hemos realizado y os dejamos los enlaces para que lo probéis por vosotros mismos.

“Recordamos que todos nuestros vídeos son realizados en sistemas instalados en el ordenador y no en máquinas virtuales. Si véis que el rendimiento no llega al nivel más alto o se nota una bajada de frames, es provocado por la forma de hacer la grabación para asegurar la máxima calidad. Si nó decimos lo contrario, el rendimiento real siempre será perfecto.”