Ubuntu Studio, ¡te enseñamos la última versión 17.10!


En estos últimos meses nos han entrado ganas de dar rienda suelta a nuestra parte artística, así que hemos tenido instalado Ubuntu Studio, en su última versión 17.10.

Como su nombre indica toma como base a Ubuntu, y ofrece multitud de herramientas con las que poder conseguir grandes resultados en cualquiera de nuestras facetas preferidas.

Si unimos esto con el entorno de escritorio Xfce y un Kernel de baja latencia, conseguiremos tener disponible toda la potencia del equipo para nuestros proyectos, aprovechando enormemente todos sus recursos sin desperdiciar nada por el camino.

Dando por hecho que no somos profesionales ni nada por el estilo, el sistema se ha comportado perfectamente en cualquier terreno donde lo hemos probado, utilizándolo también en otras tareas que no son para las que está pensado.

Sabiendo los que nos leéis asiduamente, que no somos fans precisamente de Ubuntu, esta rama nos ha gustado mucho en todos los sentidos.

Si buscas un entorno donde desarrollar tus “dotes artísticas”, sin complicarte nada más que en la creación, Ubuntu Studio es una muy buena opción para ello. Encontrarás estabilidad, rapidéz y un buén número de programas pre-instalados, junto con la posibilidad de añadir muchos más según tus gustos.

Durante más de dos meses de uso, no hemos tenido ninguna clase de problema, fallo o error.

Como siempre os decimos, no hagáis caso solo a nuestros comentarios y probadlo por vosotros mismos.

Para que tengáis una primera impresión, os incluimos el vídeo que hemos realizado, junto con unas capturas de pantalla.

También os dejamos los enlaces a su web oficial y a la descarga de los archivos ISO:

Características del equipo utilizado:

  • Procesador Intel Core 2 Quad Q9300 a 2.5 Ghz con 6 Mb de Caché
  • 8 GB de RAM DDR2 a 800 Mhz Kingston Hyper X
  • Gráfica Radeon HD 5750 con 1 GB de RAM

“Recordamos que todos nuestros vídeos son realizados en sistemas instalados en el ordenador y no en máquinas virtuales. Si véis que el rendimiento no llega al nivel más alto o se nota una bajada de frames, es provocado por la forma de hacer la grabación para asegurar la máxima calidad. Si nó decimos lo contrario, el rendimiento real siempre será perfecto.”